HERMANDAD BORRIQUITA

Hermandad de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén y Nuestra Señora de la Saleta

 

Imagen Borriquita Saleta
Imagen titular de la Borriquita de la Saleta de Alcorcón.

¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de alegría, hija de Jerusalén! Mira, tu Rey viene hacia ti, justo, salvador y humilde. Viene montado en un pollino, cría de asna.” (Zacarías 9,9)

Hace cuatro años iniciamos un camino que a veces es complicado pero con la ayuda del Señor se va consolidado.

Un grupo de feligreses encabezados por el párroco nos pusimos manos a la obra y con ayuda del Señor y de María Santísima formamos la Hermandad de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén y Nuestra Señora de la Saleta, más conocida por “La Borriquilla” o “La Borriquita”.

En este tiempo somos ya 100 hermanos, pero la idea es que los niños sean los protagonistas y sean ellos los que porten en procesión las imágenes titulares de nuestra hermandad por las calles de Alcorcón.

1915671_794409390690555_3007689602549101724_n

Queda poco tiempo ya para que volvamos a rememorar que Jesucristo subido a una pollina entro en la ciudad Santa para vivir su Pasión.

El conoce perfectamente todo lo que va a padecer, todas las traiciones, los ultrajes y los golpes que recibirá, conoce hasta el último pensamiento de sus verdugos y acusadores, sin embargo, le vemos dirigiéndose con total serenidad y majestuosidad, frente en alto, con la confianza puesta plenamente en el Padre, dirigiéndose a la Cruz, el mayor de los tormentos que el ser humano ha imaginado.

virgen

El Amor le mueve, el Amor al Padre y a toda la humanidad condenada por sus propios actos. Su infinita Misericordia le hace alzarse y avanzar, firme y seguro, con la vista puesta en su objetivo: la Redención del mundo.

Ante este momento grandioso, el Espíritu Santo mueve a las gentes a recibirle como al Rey que es, y bien es cierto, que si ellos no hubieran hablado, las piedras gritarían. ¡Qué escena tan grandiosa!

Contemplemos esta escena una y otra vez en nuestra mente cuando tengamos que enfrentarnos con alguna dificultad en nuestra vida. Que seamos como Cristo, no solo capaz de enfrentarse a la cruz, sino de aceptarla con la grandeza de los hijos de Dios, por Amor a Él, ofreciéndola unida a la de Cristo por la salvación del mundo.

2016 - Domingo de Ramos
Foto de familia al término de la Procesión del Domingo de Ramos de 2016.