D. Ginés llega dispuesto a desgastarse por todos los fieles de la Diócesis de Getafe

2018 02 24 -D. Ginés ya es Obispo de Getafe

D. Ginés García Beltrán es, desde el pasado 24 de febrero, el nuevo obispo de la Diócesis de Getafe después de la toma de posesión de su sede en la Catedral Santa María Magdalena y de una multitudinaria eucaristía con la que comenzó su ministerio apostólico, celebrada en el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús.

El cariño de miles de fieles, la alegría y la devoción fueron las notas características de una jornada en la que también brillaron la orquesta sinfónica y el coro de la Diócesis de Getafe, así como las voces de los niños de la Escolanía de la Catedral de Guadix.

D. Ginés recibió muestras de afecto y gestos de acogida tanto por parte del obispo emérito, D. Joaquín María López de Andújar, como de la curia diocesana, los seminaristas, el rector del seminario y, sobre todo, de las familias y los miles de fieles venidos desde todos los puntos de las diócesis de Getafe, de Guadix y de su Almería natal, que llenaron por completo el santuario.

El encuentro en el Cerro de los Ángeles empezó con la acogida de las hermandades y de las cofradías, que con sus estandartes engalanaron la entrada al santuario.

Una vez dentro, fue el anterior prelado diocesano quien comenzó dirigiendo unas palabras llenas de cariño al nuevo pastor de la Diócesis de Getafe.

D. Joaquín le dijo a D. Ginés que va a disfrutar mucho en esta Diócesis. “En ella vas a  encontrar a sacerdotes entregados, jóvenes que buscan a Dios, familias, una gran riqueza de carismas y un gran número de seminaristas menores y mayores que son, no sólo la esperanza para el futuro, sino una realidad ya muy gozosa en el presente”, señaló el obispo emérito.

Después, el nuncio de Su Santidad, Mons. Renzo Fratini, dirigió unas palabras al nuevo pastor diocesano y mandó leer el nombramiento al canciller secretario, D. Francisco Armenteros.

Este acto arrancó de todos los fieles un sentido, espontáneo y cariñoso aplauso a su nuevo pastor.

Después de la entrega del báculo y el gesto de adhesión de una representación del pueblo diocesano, D. Ginés presidió la multitudinaria celebración, llena de muchos momentos cargados de emoción.

El nuevo pastor de la Diócesis de Getafe tuvo también palabras de recuerdo, de cariño y de agradecimiento en su homilía para todos los que le habían querido acompañar en ese momento y que llenaban el Santuario del Sagrado Corazón: tanto a las autoridades –entre las que se encontraba la presidenta de la Comunidad de Madrid, Dña. Cristina Cifuentes y una veintena de alcaldes– como a los fieles asistentes y a los que no habían podido estar presentes y seguían la ceremonia desde sus hogares.

D. Ginés, recordando el lema de su episcopado, ‘Para mí la vida es Cristo’, señaló que, siguiendo el ejemplo de  Cristo, trabajará sin descanso para la salvación de los fieles de la Diócesis de Getafe.

“Vengo a esta Diócesis con ilusión, porque es el Señor quien me llama y me envía a vosotros. Por eso, mi respuesta no puede ser otra que gastarme y desgastarme por vuestra salvación. Ayudadme, queridos hermanos y hermanas de esta Diócesis de Getafe, con vuestra oración y con la ayuda fraterna”, afirmó el nuevo obispo en su primera homilía a los fieles.

“Al comienzo de mi ministerio entre vosotros quiero aseguraros que trabajaré cada día, con la ayuda de Dios, por cada una de nuestras comunidades, por su unidad y su progreso en la fe”, señaló Mons. García Beltrán.

Pero insistió también en que ésta es una tarea de todos, para la que cuenta con la ayuda de Dios: “Al mismo tiempo, quiero hacer un llamamiento a salir de esas comunidades, del posible confort en el que podemos adormecernos, en busca de los hombres y mujeres que nunca han venido o que se fueron por alguna causa”.

Por eso, el nuevo prelado diocesano impulsará la evangelización, porque “es un acto de amor”.

Recordando las palabras del papa Francisco, D. Ginés también señaló que prefiere “una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades”.

De entre todos aquéllos a los que la Iglesia está llamada a cuidar, D. Ginés insistió en que los pobres han de ocupar un lugar privilegiado: “En la vida de nuestra Diócesis y de todas las comunidades que la constituyen, los pobres han de ocupar un lugar privilegiado. Ellos están en el corazón del Evangelio. Estamos llamados, por lo tanto, a tender la mano a los pobres, a encontrarles, a mirarles a los ojos, a abrazarles, para hacerles sentir el calor del amor que rompe el círculo de soledad. Su mano extendida hacia nosotros es también una llamada a salir de nuestras certezas y comodidades y a reconocer el valor que tiene la pobreza en sí misma” (Francisco, mensaje en la I Jornada Mundial delos Pobres).

Para esta gran tarea que le espera en la Diócesis de Getafe, con 48 municipios y más de un millón y medio de habitantes, el nuevo obispo cuenta con la ayuda también de los santos diocesanos, a los que se encomendó: santa Maravillas de Jesús, san Benito Menni, san Faustino Míguez y los beatos María de los Ángeles de San José y Jacinto Hoyuelos.

Y, sobre todo, pidió el amparo de la patrona diocesana, la Virgen de los Ángeles, ante quien rezó D. Ginés en la mañana del sábado, antes de trasladarse a la Catedral Santa María Magdalena y tomar posesión de su cátedra.

Durante su toma de posesión, D. Ginés estuvo arropado por diferentes autoridades religiosas, como el nuncio de Su Santidad, Mons. Renzo Fratini; el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal arzobispo de Valladolid, D. Ricardo Blázquez; el cardenal arzobispo de Madrid, D. Carlos Osoro; el cardenal arzobispo de Barcelona, D. Juan José Omella, el cardenal arzobispo de Valencia D. Antonio Cañizares, y los cardenales arzobispos eméritos de Madrid, Sevilla y Pamplona, D. Antonio María Rouco Varela, D. Carlos Amigo y D. Fernando Sebastián, respectivamente. Junto a ellos, más de treinta arzobispos y obispos venidos de toda la geografía española.

A ellos se sumó un gran número de alcaldes y de autoridades militares, representantes de hermandades, cofradías, movimientos y asociaciones de la Diócesis, así como los representantes de las iglesias cristianas que hay en territorio diocesano.

Al finalizar la celebración, los fieles de la Diócesis se acercaron a saludar al nuevo obispo y a manifestarle su disponibilidad y su cariño.

Toma de posesión de D. Ginés García Beltrán como Obispo de Getafe

2018 02 24 - Inicio D. Ginés

El próximo 24 de febrero D. Ginés García Beltrán se hará cargo de la Diócesis después de encomendar su ministerio a la patrona de Getafe, la Virgen de los Ángeles

La celebración del próximo 24 de febrero, en la que D. Ginés García Beltrán tomará posesión como obispo de Getafe, tendrá tres actos.

La jornada comenzará a las 9.45 horas en la Ermita de la Virgen de los Ángeles, hasta la que se trasladará D. Ginés para encomendar su ministerio y a sus nuevos fieles a la patrona de la Diócesis.

Allí, acompañado del administrador apostólico, D. Joaquín María López de Andújar; del obispo auxiliar, D. José Rico Pavés; del rector del Santuario, D. Javier Expósito; del Colegio de Consultores; de la curia diocesana; de una representación del clero diocesano y de los seminaristas, rezará también por el primer obispo de Getafe, D. Francisco José Pérez y Fernández-Golfín, justo el día en que se cumplirán 14 años de su fallecimiento.

Después de rezar ante la Virgen, D. Ginés bajará a la Catedral Santa María Magdalena, donde a las 10.30 horas tomará posesión de su cátedra.

A su llegada a la iglesia será recibido por el administrador apostólico, por el obispo auxiliar, por el Colegio de Consultores y por el clero catedralicio.

Lectura de las ‘Letras apostólicas’

En la Catedral, el nuncio de Su Santidad, Mons. Renzo Fratini, mandará al canciller secretario, D. Francisco Armenteros, leer las Letras apostólicas en las que el papa Francisco nombra obispo de Getafe a D. Ginés García Beltrán.

A continuación, el nuevo obispo tomará posesión de su nueva sede. Después de este rito, D. Ginés se trasladará al Santuario del Sagrado Corazón de Jesús, donde será recibido a las 12.00 horas, en la entrada, por todas las hermandades, con sus estandartes.

Una vez dentro, con el fin de hacer partícipe a todo el pueblo diocesano, se repetirá la lectura de las Letras apostólicas. El nuncio comenzará presidiendo la celebración, mandará leer el nombramiento al canciller secretario y le entregará el báculo al nuevo obispo.

A continuación, el obispo auxiliar y una representación de los presbíteros, los diáconos, los religiosos y los laicos se acercarán al nuevo pastor diocesano para manifestarle su obediencia y su adhesión.

Una vez realizado este gesto, continuará la misa que celebrará D. Ginés como nuevo obispo de Getafe.

Al concluir la eucaristía, todo el que lo desee también podrá pasar a saludar y dar la bienvenida al nuevo pastor.

Biografía de S.E.R. D. Ginés García Beltrán, Obispo Electo de Getafe

DSnJyaOXUAAFEvk

S. E. R. Mons. Ginés García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto Cura Valera de Huércal-Overa de 1975 a 1979, ingresó en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios eclesiásticos en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985.

Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de Doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en Derecho Matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

En la diócesis de Almería ha desempañado los siguientes ministerios:

– Vicario General y Moderador de la Curia de la Diócesis de Almería 1996-2005.
– Párroco en Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), Santa María de los Ángeles de Almería (1994-1996), La Cañada (2005-2006) y San Sebastián de Almería (2006-2009), y Capellán de diversas comunidades de religiosas.
– Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor 1989-1993.
– Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia desde 1989-2009.
– Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso 1991-1994
– Profesor (desde 1990) y Rector en el Instituto Teológico San Indalecio para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997).
– Jefe de Estudios del Centro de Estudios Eclesiásticos del Seminario Conciliar (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003) y Profesor Ordinario de Derecho Canónico desde 1997 al 2009.
– Profesor de Derecho Canónico y Síntesis Teológica del Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería 2007-2008.
– Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994)
– Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999).
– Arcipreste del arciprestazgo nº. 1 de la Capital almeriense 1994-1996.
– Canónigo Doctoral de la Catedral desde 2003 a 2009.
– Consiliario de los Equipos de Nuestra Señora
– Juez instructor en la Causa de los Mártires de Almería (2003).
– Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007).
– Miembro del Consejo Presbiteral (1995-2009), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (1995-2009), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005), Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005).

El día 3 de diciembre de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Guadix, siendo consagrado el 27 de febrero de 2010 en la Plaza de la Constitución de la ciudad accitana.

En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014 y de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social de la que es Presidente desde 2014, formando parte desde entonces de la Permanente.

Presidente de la Fundación Pablo VI desde 2015 y Consiliario Nacional de la Asociación Católica de Propagandistas desde 2016.

En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social.

Desde 2016 es Miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.

El día 3 de enero de 2018, el Papa Francisco lo nombró Obispo de Getafe.

escudo-d-gines

Escudo

Como todos los obispos, y cumpliendo con una memorable tradición, Mons. Ginés García también cuenta con un escudo para que sea imagen de lo que quiere en su misión episcopal.

Se trata de un escudo en el que hay elementos de su historia personal, pero también de las diócesis de Almería y Guadix, donde respectivamente recibió la ordenación presbiteral y episcopal.

Así, junto a la Cruz de Jerusalén, imagen de Cristo –en alusión al lema episcopal “para mí la vida es Cristo”- hay una barca en medio del oleaje. La barca está impulsada por una vela en la que está dibujado un Crismón, que representa a Cristo. La barca es la Iglesia, que navega en medio de las dificultades de este mundo, impulsada siempre por Cristo y su Evangelio y, sobre todo, confiada en Él.

Debajo, hay un ánfora con azucenas. Éste es el símbolo de las catedrales de Guadix y de Almería. Y Mons. Ginés recoge con este símbolo –y para siempre- dos realidades importantes en su vida: la catedral de Almería, que representa a la Iglesia en la que nació y creció, también a la vida sacerdotal; y la catedral de Guadix, en la que nace al ministerio episcopal. Las azucenas están sobre fondo rojo, en clara alusión al carácter martirial de las dos diócesis, Guadix y Almería, tanto en la época de los Varones Apostólicos como en la época actual. Este rasgo es común también a la joven diócesis de Getafe.

Adornan el escudo tres flores de lis, símbolo del apellido Beltrán en la tradición heráldica.

Debajo del escudo, una banda muestra en latín el lema de su pontificado: “para mí la vida es Cristo”, una idea que está muy presente en el escudo y que, aún más, quiere que esté presente en su vida y en su ministerio episcopal.

Primer saludo a la Diócesis de D. Ginés García Beltrán

DSnNJOPW0AAsGT8

Guadix, 3 de enero de 2018

Queridos hermanos y hermanas en el Señor de la diócesis de Getafe:

Hoy me presento ante vosotros como vuestro nuevo Obispo. Lo hago con la confianza del que se siente llamado y enviado a este ministerio por el Señor, con el único deseo de ser entre vosotros un pastor según el corazón de Cristo.

Agradezco de corazón al Santo Padre Francisco por la confianza al encomendarme el cuidado pastoral de la diócesis de Getafe. Desde aquí manifiesto mi adhesión y mi afecto filial a su persona y ministerio.

Hace unos días recibí la noticia de mi nuevo destino, y desde entonces vienen sin cesar a mi cabeza y a mi corazón las palabras del apóstol San Pablo al comienzo de su carta a los Colosenses: “Damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por vosotros, al tener noticia de vuestra fe en Cristo Jesús y del amor que tenéis a todos los santos, a causa de la esperanza que os está reservada en los cielos…” (1,3-5).

He rezado por vosotros, y aun sin conoceros personalmente ya os quiero como hijos y hermanos. La oración del pastor alimenta al pueblo y fortalece el cuerpo de la Iglesia. Rezad también vosotros por mí para que me gaste y me desgaste en vuestro servicio para gloria de Dios.

Como dice el Apóstol, he oído hablar de vuestra fe, y sé que sois, somos, una Iglesia joven y con un gran dinamismo apostólico, que se abre al futuro con esperanza. Son muchas las personas, parroquias, comunidades, asociaciones y movimientos los que hermoseáis la Iglesia de Getafe con la variedad y riqueza de vuestros carismas. Os animo a seguir adelante, no os faltará el aliento y la compañía de vuestro Obispo que con vosotros seguirá esparciendo la semilla de la fe.

Vengo de una Diócesis que hunde sus raíces en la tierra desde los comienzos mismos de la Iglesia, la diócesis de Guadix, donde he dado mis primeros pasos como Obispo. Doy gracias al Señor por todo lo que me ha concedido vivir estos últimos ocho años.

Ahora es el momento de comenzar una nueva etapa de nuestra vida. Soy consciente que no vengo a comenzar nada, como tampoco nada terminará conmigo. La Iglesia es del Señor, y nosotros instrumentos en sus manos. Continuaré esa preciosa cadena que es la Sucesión Apostólica, siguiendo con el espíritu y la tarea de mis antecesores. Saludo con gran afecto a Mons. López de Andújar, nuestro querido D. Joaquín, hombre bueno y entregado a su pueblo, y le agradezco de corazón su acogida tan cercana y fraterna desde el primer momento. Sabe que contamos con él. También mi saludo fraterno al Sr. Obispo Auxiliar, Mons. José Rico Pavés, juntos trabajaremos desde el ministerio episcopal para vuestro bien.

Os saludo con afecto a vosotros, queridos hermanos sacerdotes. Un Obispo poco puede hacer sin la ayuda y la colaboración de su Presbiterio. Cuento con vosotros para la hermosa tarea de la evangelización, y hemos de hacerlo con el testimonio de nuestra fraternidad. Formamos un cuerpo sacerdotal que camina y vive unido en la riqueza de la pluralidad. El testimonio de nuestra santidad será el mejor ejemplo para el pueblo que se nos ha encomendado.

A vosotros, queridos seminaristas, una palabra de cariño y esperanza. El Seminario tiene que seguir siendo el centro de nuestra diócesis, y vosotros los mejores agentes de la pastoral vocacional. Ánimo, que el Señor es buen pagador al que se entrega a su servicio.

He pensado mucho en vosotros, queridos consagrados. En las religiosas contemplativas que nos sostienen con su oración, y los demás religiosos y religiosas de la diócesis. No me puedo olvidar de los miembros de Institutos seculares y Sociedades de vida apostólica u otros modos de consagración. Con vuestros carismas enriquecéis la vida de la Iglesia.

Y a vosotros, pueblo santo de Dios. A los niños, a los jóvenes, a las familias, a los que formáis parte de asociaciones de fieles o de movimientos eclesiales; a todos mi saludo y el deseo de encontraros pronto.

No quiero dejar de dirigirme de una manera especial a todos lo que pasáis por el sufrimiento, a los pobres, a los enfermos, a los que habéis vivido o estáis viviendo las consecuencias de la crisis económica, a los que habéis llegado de otros países. Estáis en el corazón de vuestro nuevo Obispo.

Mi saludo y mi respeto a la autoridades civiles, con las que espero tener la cercanía y colaboración necesarias por el bien de los hombres y las mujeres de esta tierra.

Pongo mi ministerio episcopal entre vosotros en el regazo materno de la Virgen Santísima bajo la advocación de los Ángeles, patrona de nuestra Diócesis, y pido la intercesión de nuestros santos, Benito Menni, Maravillas de Jesús y Faustino Míguez, y la de los beatos, Mª Ángeles de San José y Jacinto Hoyuelos.

A los pies del Sagrado Corazón de Jesús, en el centro de la vida de nuestra Diócesis dejo mi oración con las palabras de Santa Maravillas de Jesús: “Lo que Dios quiera, cuando Dios quiera, y como Dios quiera”.

Con mi afecto y bendición.

+ Ginés García Beltrán
Obispo electo de Getafe